lunes, 13 de julio de 2015

La garrapiñada en Ourense, molesta sonoramente

Hoxe traemos un enlace a un blog que explica o problema do posto de Garrapiñadas ao final da Rúa do Paseo, nos xardíns Padre Feijoo da cidade de Ourense.

http://www.garrapinada-sin-altavoz.blogspot.com.es/

En la ciudad de Ourense hay un individuo que lleva años torturando acústicamente a vecinos y usuarios de espacio público sin que las autoridades hayan tomado ninguna medida contra él, al menos aparentemente.En la calle Lamas Carvajal, al lado de los jardines Padre Feijóo existe un puesto callejero,  conocido popularmente como "La Garrapiñada" . Comercializa, entre otras, la apreciada golosina con ese nombre.  Seguramente ese puesto callejero dispone del necesario permiso municipal para vender sus productos  en ese lugar.  Pero eso no le da derecho a invadir acústicamente el espacio público circundante  con el ruido  de una radio que el propietario mantiene permanentemente encendida, y que supone una molestia...

    leer más...

martes, 24 de marzo de 2015

Retrato del "putero español". Una crítica a un artículo sociológico gallego patrocinado por el Concello de Ourense

¿En qué se gastan el dinero público las feministas? En decir que el hombre es malévolo y malvado. El artículo que presentamos hoy, viene cargado de moral y ética feminista, el asunto es serio y está siendo utilizado como arma arrojadiza por 'feministas' contra los hombres. La publicación "El putero español", pretencioso, criminaliza a los hombres y quiere volvernos a todos 'puteros' o consumidores de prostitución, sin nombrar en ningún momento a mujeres que contratan 'gigolos' o a homosexuales que se prostituyen.



Retrato del putero español


viernes, 13 de marzo de 2015

El fútbol, deporte "Rey" o fracaso colectivo.

A menudo suelo decir que soy poco conocedor de la ciencia deportiva, la realidad, no dista mucho de esta afirmación sin embargo tiene varios motivos principales. Desde pequeño, mi padre, aficionado al fútbol como la mayoría de su generación, nos llevaba al fútbol a mi hermano y a mi; su hermano, mi tío y padrino, jugador en sus tiempos mozos, comparte afición junto con sus hijos, mis primos. Una familia que se reúne con amigos, vecinos y familiares para ver un partido de fútbol los domingos, como la tradición religiosa, pero ésta, en la mayoría de ocasiones, después de comer. Acabarían por darse dos posibilidades, que me gustase el fútbol o que no, sin embargo, lo que si sucedería es que acabaría por aprender de ellos y conocer un poco este deporte.