jueves, 6 de junio de 2019

La dificultad para obtener el permiso de conducir en España frente a las ayudas a la conducción

Todas las personas a las que le pregunto sobre algunos conceptos que se preguntan en el examen del permiso B desconocen completamente la respuesta. ¿Cómo es posible que entonces este test sea la regla general para obtener el permiso? En comparación con otros países donde obtener el permiso de conducir es mucho menos burocrático, en España, el examen existe como medida preventiva contra los accidentes, al menos eso es lo que asegura el legislador.



La realidad que ésta y otras medidas estipuladas por el gobierno para combatir los accidentes de tráfico son meramente recaudatorias mientras que los procesos para conducir un vehículo en el siglo XXI han cambiado mucho desde su invención.

Las ayudas a la conducción hacen que obtener el permiso de conducir en España utilizando el método aprobado por la dirección general de tráfico se convierta en obsoleto y ridículo. Cierto es que la titularidad pública de la mayor parte de las carreteras influye en que este concepto no esté tan extendido como en otros lugares.

En este sentido, la tecnología que mejora la seguridad al volante debería influir en la dificultad de la obtención de los permisos de conducción así como en la reducción de las autoescuelas. Sin embargo esto no es así y la tendencia de la dgt es a dificultar todavía más la obtención de los permisos. La dificultad del examen, en mi opinión, genera cierta fallas en el mercado como la proliferación de autoescuelas por doquier o aplicaciones y webs de pago que te aseguran aprobarás el permiso. ¡Acabáramos! Siendo un permiso tipo test, lo que te aseguran es que 'chapándote' las preguntas aprobarás el examen y aún así hay gente que no lo aprueba y otra gente que por principios no lo obtiene.

Existe una frase hecha que reza que es más fácil tener hijos que resolver ciertos trámites burocráticos y la realidad es que no va tan desencaminado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario